Feliz Día del Primate!

noviembre 24, 2010

Aprovecho para saludarnos a todos en el primer Día del primate. No sé bien de dónde salió esta iniciativa (varias fuentes apuntan a la página sindioses.org) pero me cayó simpática.

Los motivos del porqué de este día son dos:

a-hace 151 años,  el nunca suficientemente valorado Darwin edita “El Origen de las Especies”

b- hace 36 años descubren a Lucy, quizás el homínido más famoso.


Técnicamente, se llama el Día del Orgullo Primate pero prefiero sacar la palabra orgullo, por lo menos de mi deseo a los demás homínidos.

En fin, a continuación los postulados del manifiesto primate y un gráfico muy ilustrativo:

 

Eres un primate

MANIFIESTO PRIMATE

1. Nos sentimos orgullosos de ser miembros del orden de los primates. La inclusión en el grupo de los primates no es solo un aspecto taxonómico sino que revela también el parentesco evolutivo que tenemos con los demás primates.

2. Nos sentimos orgullosos de “descender de un simio”. No de una especie de simio actual, sino de un simio extinto, pero simio al fin y al cabo. No nos avergüenza nuestro origen evolutivo.

3. Queremos hacer un reconocimiento al trabajo de los paleontólogos que han ayudado a descifrar nuestros orígenes evolutivos y deseamos que se siga desarrollando el trabajo de los paleontólogos, así como la divulgación de sus investigaciones.

4. Queremos hacer un reconocimiento a todos los biólogos y conservacionistas que trabajan para ayudar a conservar las especies de primates actuales.

5. Queremos declarar que los seres humanos no estamos separados de la naturaleza, sino que somos parte de la naturaleza, ya que nos relacionamos con ella en las interacciones ecológicas y por nuestro origen evolutivo.

6. Manifestamos que nos sentimos orgullosos de ser homínidos y de que nuestros parientes más cercanos sean los simios africanos. La anatomía comparada y la genética nos muestra esta relación filogenética y tal hecho no nos hace menos como seres humanos.

7. Queremos que el conocimiento de los orígenes humanos que nos revela la ciencia esté disponible en todas las escuelas y denunciamos el bloqueo que hacen de ello los grupos fundamentalistas religiosos.

8. Manifestamos que la oposición que hacen los creacionistas respecto al parentesco de los humanos con los demás primates y de nuestra evolución es científicamente deshonesta y responde solamente a intereses doctrinales. Los creacionistas tienen derecho a creer lo que deseen pero no pueden pretender pasar por alto el testimonio fósil, ni del ADN, ni de hacer pasar sus convicciones religiosas como una explicación al mismo nivel de la ciencia.

Evolución vs creacionismo

Anuncios

Voy a remitirme a un par de arquetipos que han poblado por siempre las mitologías humanas: el joven e incipiente guerrero en su viaje iniciático y el anciano sabio al que todos escuchan y veneran.

El sabio Néstor entre Diomedes, Ulises, Aquiles y Agamenón
El sabio Néstor entre Diomedes, Ulises, Aquiles y Agamenón

Obviamente, el anciano fue joven y no ganó su respetada experiencia leyendo a Tolkien sino cazando búfalos o la boludez más rica de la zona. Un día, el experimentado héroe, ya en el ocaso de su carrera, casi muere en una lucha feroz y se comienza a plantear sino es tiempo de colgar la lanza. Por un simple acto de identificación, le agarra cariño a sus hijos preferidos y deposita su confianza y frustraciones en algún nuevo héroe de la tribu.

Obi Wan enseñándole a Luke Skywalker
Obi Wan hablando con Luke Skywalker

Si el proceso es efectivo y ningún trauma le bardea la cabeza a nadie, éste joven generará sus primeras leyendas con el apoyo de todo su grupo y su padre se convertirá en un sabio mentor y se dedicará hasta el fin de sus días a paladear sus glorias pasadas y las cacerías futuras de sus hijos.

Hoy en día, y miles de años después, la cosa no es tan sencilla. El cuerpo ya no determina la capacidad de seguir o no. Es sólo un condicionante más (y cada vez menos importante) entre el dinero, los contactos, la experiencia, el prestigio, etcétera.

Simba y Mufasa, cuando vivia.
Simba y Mufasa, cuando vivía.

Esto hace que haya viejos que no se den cuenta de que están viejos simplemente porque siguen teniendo más poder que los jóvenes que vienen, naturalmente, a reemplazarlos. Bajo esta lógica, se han fundado miles y miles de dictaduras represivas, movimientos artísticos elitistas, corrupciones atornilladas en el Senado, en la AFA, en los sindicatos, en los medios de comunicación.

No hay que olvidar que fuimos monos con una esperanza de vida de 20 o 30 años. Con la Razón, la habremos estirado a 40 o 50. Y con 50 años no te escapabas de un mamut rabioso ni inventando la rueda. Te jubilabas y le dabas lugar a los pibes o te morías; no había opción.

Neo decidiendo qué panga tomar bajo la mirada de Morfeo
Neo eligiedo qué panga tomar bajo la mirada de Morfeo

Hoy existen los favores políticos, el dinero, el amiguismo y otras formas de perpetuar el poder; lo que genera un doble efecto: que nadie se quiere jubilar y que el que se jubile no sea ni respetado ni venerado sino más bien considerado un viejo choto.

Por último. quedan las nuevas olas, los que vienen a chocar contra ese mar hegemónico y castrador que no quiere ceder ni un centímetro. La buena noticia es que estos mares no dejan de estar formados por viejos y tarde o temprano se mueren o se vuelven gagás. La  mala noticia es que a veces aguantan más de lo saludable.

Una sola cosa, con 25 años, me preocupa más que todas las demás ¿Se dará cuenta mi generación cuándo llegue el momento de agarrar un hijo preferido y colgar la lanza o seguiremos cometiendo los mismos errores una y otra vez?

*****

En algún momento de la evolución había un guachito llamado Homo Sapiens. Eran tiempos de hielo, creo. Ese hombrecito tuvo hijos que, caminando, se distribuyeron por todo el globo. El hielo se hizo mar y todos los hijos de Adán quedaron separados.

 

En África, el clima árido y las bestias salvajes obligaron a los hombres a soportar condiciones físicas extremas. En Centroamérica, los aborígenes se desarrollaron sin grandes problemas. Las frutas y las drogas salían de los árboles. El calor evitó el desarrollo de ropas y alteró las hormonas, como suele hacer. Así, en vez de desarrollarse físicamente, se volvieron sensibles, dedicados a los placeres del paladar y del cuerpo. En Europa, los hombres se encontraron con otros hombres y recurrieron al principal motor animal: el miedo. Así, conocieron y desarrollaron el arte de la guerra como nadie más.

Simplifico mucho. Alguien debe haber profundizado más al respecto. Yo empezaría buscando entre antropólogos, científicos o filósofos nazis y fascistas. Pero creer que apoyar la teoría de que hay distintas razas (o etnias, que es la palabra políticamente correcta) es nazi es una simplificación muy burda.

De hecho, es más discriminatorio decir que somos todos iguales. Como si los negros sólo pudieran ser considerados humanos si demuestran que pueden hacer las mismas cosas que los rubios.

En mi cabeza, el razonamiento es lógico. Ahora:
¿Tanto miedo se le tiene al concepto de razas que se lo niega y tilda de primitivo? ¿O soy un fascista que no se dio cuenta del todo de su ideología?

 

 

*****