Fiel al estilo de este blog, voy a simplificar para que sea todo más claro:

hombre y tigreHay dos momentos bien diferenciados en la historia de la humanidad. Los miles de años en los que los homo sapiens sobrevivían como podían y los miles de años que vinieron después de que el hombre se afianzara como especie dominante absoluta.

También hay dos tipos de humanos. A los que les hubiera gustado nacer en tiempos de supervivencia, de escapar permanentemente de tigres dientes de sable, de cazar mamuts para comer, de sexo cavernícola y reproductorio y a los que les gusta nacer en tiempos de hoy, con la vida asegurada, sindicatos, dudas existencialistas, el aburrimiento, presencia (y posterior ausencia) de dioses, internet, angustia, anticonceptivos, dietas y muchos etcéteras.

En el primer caso, la necesidad de sobrevivir consume tantas energías que no permite filosofías ni cienciaschamán fumón (apenas religiones politeístas) Las artes eran mucho más sencillitas. Dos palotes en una cueva ya eran arte y una máscara era Broadway. Lo más romántico que podía hacer un hombre por una mujer era cagar a trompadas a los otros pretendientes o dejarle esa porción de centro de entraña de mamut que tanto le gustaba. Las drogas estaban destinadas solamente a los chamanes, a la vez protocientíficos y protofilósofos, aúgures, y artistas. Por otro lado, con las constantes amenazas pululaban semidioses, los terrenos desconocidos formaban aventureros legendarios y las grandes decisiones nombraban reyes y fundaban tribus.

Monito aburridoHoy, la tranquilidad nos hace profundizar. La carne viene frizada y se consigue fuego por centavos, los espectáculos hipnotizan y el amor, en general, sólo recurre a la rusticidad con fines patológicos o de excitación sexual del tipo llamame Marta. Pero también viene el no saber qué hacer en la vida y con esto las inseguridades, los treintañeros que siguen viviendo con los padres, las histéricas que buscan la autoridad paterna perdida, los inmaduros que buscan una madre más que una novia, las drogas y el sexo por aburrimiento, los locos que matan gente porque no aguantaron más vaya a saber qué, la ansiedad, los fanáticos que tratan de darle sentido a todo desde un escudo o una cruz, esa contradicción rara de querer ser único siendo parte uniforme de algo (las modas, las vanguardias, los movimientos políticos, los grupis), los dogmas, pensar mucho, la incapacidad de tomar decisiones y la angustia.

Es curioso que una persona que está realmente amenazada por dientes de sable pueda tener la sensaciónPastillas seguridad en algún momento. Nosotros, sin amenazas de muerte, nos sentimos desprotegidos y a la deriva todo el tiempo.¿Por qué esa necesidad de hacerse problema por todo? Si seguramente vamos a seguir vivos mañana y ya quedan muy pocas cosas irreversibles (la muerte, algunas enfermedades y no mucho más)

Si no viene un calentamiento zarpado o una guerra nuclear, tal vez el humano aprenda a tolerar la paz y la tranquilidad. Hasta entonces, me aprovisiono de vicios, amigos y mujeres porque la angustia y la ansiedad pueden hacer muy mal por estos días.

historieta pis

(la historieta es de Revista Pis y habla de cuatro fenómenos que se dan por no tener que sobrevivir: el aburrimiento, los intelectuales, los realitys y los fideos para zafar)

*****


Anuncios

Resaca de FreudQuiero que se vaya la angustia. O por lo menos encontrarle una utilidad. Un sentido. Supongo que nada en nuestro organismo es al pedo.

Digamos: la sensación de miedo es para alejarnos de los peligros; la culpa es para que la humanidad no se dedique solamente a coger y haga cosas, como por ejemplo puentes, sinfonías, blogs o teorías sobre el estado; la inseguridad y la baja autoestima te hacen aprender más rápido, absorbiendo más de los otros que de nosotros mismos.

Todavía no sé para qué sirve la angustia. Sería fácil decir que es para que nos demos cuenta de que estamos haciendo algo mal, pero no. El instinto no entiende de boludeces morales o valorativas. Jean Paul Sartre, uniformado

Psicológicamente se puede decir que la angustia es algo reprimido que no sale, pero que anda por ahí. Perfecto, supongamos, pero por qué esa sensación ¿Qué función tiene? ¿Por qué el mono que empezó a sentir angustia fue más apto para sobrevivir que el que no?

Sartre (extrasimplificado por mí) dice que la angustia es una sensación de nuestros tiempos. Como ya no hay dios absoluto y garante del equilibrio del mundo, el hombre es libre y esa libertad genera angustia. Esto no me cierra del todo, pero pongámoslo como punto de partida. El hombre recurriría a dios para dejar la angustia como si fuera una droga colectiva. Pero toda droga, química o no, tiene una resaca o un bajón. La fama tiene resaca, deduzco. Que todo el mundo te mire y te chupe las medias debe generar algo fisicoquímico en tu cuerpo. Cuando no te conozca ni el chino del supermercado de enfrente algo se debe sentir desbalanceado. El dinero, el ser el mejor, una serie de televisión, el amor, las promesas. Toda sensación hermosa se extraña. Todo lo que se extraña se necesita. Si se necesita es adicción.

Mono con angustia

Eso le cuestiono a Sartre. Hasta la persona con más fe debería sentir resaca de dios en algún momento.

*****