Voy a remitirme a un par de arquetipos que han poblado por siempre las mitologías humanas: el joven e incipiente guerrero en su viaje iniciático y el anciano sabio al que todos escuchan y veneran.

El sabio Néstor entre Diomedes, Ulises, Aquiles y Agamenón
El sabio Néstor entre Diomedes, Ulises, Aquiles y Agamenón

Obviamente, el anciano fue joven y no ganó su respetada experiencia leyendo a Tolkien sino cazando búfalos o la boludez más rica de la zona. Un día, el experimentado héroe, ya en el ocaso de su carrera, casi muere en una lucha feroz y se comienza a plantear sino es tiempo de colgar la lanza. Por un simple acto de identificación, le agarra cariño a sus hijos preferidos y deposita su confianza y frustraciones en algún nuevo héroe de la tribu.

Obi Wan enseñándole a Luke Skywalker
Obi Wan hablando con Luke Skywalker

Si el proceso es efectivo y ningún trauma le bardea la cabeza a nadie, éste joven generará sus primeras leyendas con el apoyo de todo su grupo y su padre se convertirá en un sabio mentor y se dedicará hasta el fin de sus días a paladear sus glorias pasadas y las cacerías futuras de sus hijos.

Hoy en día, y miles de años después, la cosa no es tan sencilla. El cuerpo ya no determina la capacidad de seguir o no. Es sólo un condicionante más (y cada vez menos importante) entre el dinero, los contactos, la experiencia, el prestigio, etcétera.

Simba y Mufasa, cuando vivia.
Simba y Mufasa, cuando vivía.

Esto hace que haya viejos que no se den cuenta de que están viejos simplemente porque siguen teniendo más poder que los jóvenes que vienen, naturalmente, a reemplazarlos. Bajo esta lógica, se han fundado miles y miles de dictaduras represivas, movimientos artísticos elitistas, corrupciones atornilladas en el Senado, en la AFA, en los sindicatos, en los medios de comunicación.

No hay que olvidar que fuimos monos con una esperanza de vida de 20 o 30 años. Con la Razón, la habremos estirado a 40 o 50. Y con 50 años no te escapabas de un mamut rabioso ni inventando la rueda. Te jubilabas y le dabas lugar a los pibes o te morías; no había opción.

Neo decidiendo qué panga tomar bajo la mirada de Morfeo
Neo eligiedo qué panga tomar bajo la mirada de Morfeo

Hoy existen los favores políticos, el dinero, el amiguismo y otras formas de perpetuar el poder; lo que genera un doble efecto: que nadie se quiere jubilar y que el que se jubile no sea ni respetado ni venerado sino más bien considerado un viejo choto.

Por último. quedan las nuevas olas, los que vienen a chocar contra ese mar hegemónico y castrador que no quiere ceder ni un centímetro. La buena noticia es que estos mares no dejan de estar formados por viejos y tarde o temprano se mueren o se vuelven gagás. La  mala noticia es que a veces aguantan más de lo saludable.

Una sola cosa, con 25 años, me preocupa más que todas las demás ¿Se dará cuenta mi generación cuándo llegue el momento de agarrar un hijo preferido y colgar la lanza o seguiremos cometiendo los mismos errores una y otra vez?

*****

Anuncios